Baile Flamenco

El baile flamenco

Baile flamenco, se llama muchas veces, de manera equivocada, al baile folclórico de Andalucía, y en general, de todo el sur de la geografía española.

Las sevillanas rocieras, por ejemplo, son una alternativa válida para el ocio, un espectáculo divertido para las ferias, una atracción turística; pero es un baile folclórico, no un baile flamenco.

Baile flamenco y cante jondo

El baile flamenco auténtico es consustancial con cante jondo, y se nutre de él, por lo que en vez de “baile flamenco”, se debería llamar “baile jondo”.

Este baile jondo se baila de forma individual, más que en pareja. Tiene una estructura (dependiendo del palo) que hay que reservar, pero hay partes para la creación personal, para que el bailaor flamenco (o la bailaora flamenca), improvise de acuerdo a los sentimientos que le embargan en ese momento, a la emoción que le transmite el cantaor y la guitarra.

El Mistela, discípulo predilecto del gran bailaor Farruco, lo define así: “El baile flamenco es como una tortuga, el caparazón es la estructura del palo, que hay que conocer y respetar, pero dentro está el corazón, la pasión flamenca, que hay que sentir y mostrar. Caparazón y corazón hacen que el baile sea arte”.

Baile flamenco  o baile folclórico

¿Un baile flamenco o un baile folclórico? Esta distinción es importante a la hora de reservar o comprar entradas en algún tablao de Madrid, de la capital española, cuando se quiere ver bailar, presenciar un espectáculo de flamenco, con música en vivo.

Porque no es lo mismo ver una coreografía de faldas con lunares al vuelo, con música flamenca de fondo, que sentir la emoción que brota en el baile flamenco de un artista con corazón.

Es complicado para un desconocedor de esta música (para un extranjero, por ejemplo), distinguir qué es lo que se le está ofreciendo.

Sobre todo porque más de un tablao de Madrid, buscando un producto divertido para las noches de ocio, ofrece baile flamenco con música en vivo, que básicamente se reduce a una pareja que va a bailar sevillanas, dos palmeras (flamencas que tocan las palmas) y un tocaor con su guitarra amplificada.

Comprar entradas para baile flamenco en Madrid

Y tal vez comprar entradas para baile flamenco en la capital, para una atracción turística de este tipo, no decepcione al extranjero, porque el jaleo del sitio, la posibilidad para él mismo de bailar (invitan a los más lanzados a subir al tablao), resulte una experiencia divertida.

Pero claro, ha estado en una verbena, no en un tablao serio, donde podría haber visto baile flamenco, baile jondo. Donde podría haber sentido la pasión flamenca, el arte jondo de verdad.